Christian Martínez Santos 1990 – 2020 Un nuevo ciclista ha muerto.

CHRISTIAN MARTINEZ CICLISTA
COMPARTIR NOTICIA

Si un, o une, o una o ciclista no retorna a tiempo, se retrasa o simplemente no llega a la hora esperada, en todo Chile y en Santiago en particular, hoy puede significar que ya no llegara. Fuerte, dramático y demoledor.

La ciudad y las carreteras se han transformado en máquinas devoradoras de vidas que en su inmensa mayoría son muy jóvenes e iniciales vidas. Las piezas o herramientas de esa máquina devoradora son conductores que si pueden, arrancan, dejando tras de sí heridos, agónicos o muertos a la espera de «los procedimientos» respectivos.

En tanto, a una nueva una familia le faltará su hijo-hija-hije por siempre.

Buses y camiones, camionetas, en fin vehículos conducidos a velocidad, con maniobras audaces juegan a las topeaduras con resultados trágicos.

Las ciclo vías pueden estar interrumpidas por vehículos mayores o tener incluso maceteros o escombros.

Christian Martínez Santos, de 30 años fue atropellado y muerto muy temprano el pasado viernes 30 de octubre por un apurado conductor de SUBUS.

Hoy, justo hoy es velado entre los suyos y en pocas horas más su cuerpo quedará en el cementerio. Tanta vida y tanta muerte de ciclistas.

Las ciudades y las carreteras poco a poco se cubren de animitas blancas, de bicicletas inmóviles y convertidas en altares de recuerdos que marcan: aquí fue.

Christian el escritor, el periodista el hijo el hermano, el manifestante , el crítico, el rebelde, el de la polera de Popeye, el menor, el que fue a votar el 25 y que tenía expectativas de cambiar esto, el hijo de amigos profundos…ya no estará.

Para Jorge su padre y Elizabeth su madre, hermanos, viuda, sobrinos, familiares todos, amigos, ciclistas ese abrazo pendiente y /o temeroso de pandemia y la convicción de que estás ciudades también hay que cambiarlas de raíz en su exclusión y segregación. Que así, no cabemos todes y que los ciclistas incluso tomando todas las medidas, un día cualquiera pueden no retornar jamás.

¡Hasta Siempre hermoso y rebelde chiquillo!

¡No más ciclistas muertos por pedalear!

PD. Quizás, debiera agregar que con su padre nos conocemos desde hace 50 años, de cuando fuimos estudiantes rebeldes y todo lo demás. Y que hace tan solo 23 años, él me acompaño a despedir a Katia América, una hija fallecida en circunstancias parecidas.

AUTOR: Ignacio Vidaurrázaga M

[TE PODRÍA INTERESAR] Ciclista muere tras ser alcanzado por vehículo durante una manifestación en Pudahuel


COMPARTIR NOTICIA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *