San Miguel: El camino a la alcaldía pasa por las primarias.

San Miguel Primarias
COMPARTIR NOTICIA

En Chile, el plebiscito inició un ciclo electoral que culminará en 2022, cuando toque votar nuevamente “apruebo” o “rechazo” la nueva Constitución redactada. Desde el plebiscito del 25 de octubre, la tensión electoral solo se apaciguó por unos días en el país, porque el 30 de octubre iniciaron las campañas electorales para las primarias de alcaldes y gobernadores. Para tomarle el pulso al inicio de este nuevo periodo electoral, los invito a ver el caso de San Miguel, una de las comunas más dinámicas del país, una comuna donde el Apruebo ganó por un 81,35%, un resultado superior al total nacional.

En San Miguel, las únicas primarias registradas son las del Frente Amplio, en donde compiten Andrés Dibán por Revolución Democrática (RD), y Erika Martínez por Convergencia Social. El 30 de octubre, la caravana del candidato Andrés Dibán tuvo el honor de abrir la precampaña electoral de San Miguel. Su primer acto oficial culminó en la Plaza cívica con el eslogan “Alcalde Dibán, municipio vecinal”. En su afiche electoral encontrarán un diván, como un guiño a su apellido, quizás para comunicar el buen humor del precandidato. El liderazgo político de Andrés Dibán es conocido en San Miguel. Su trayectoria política se remonta al tiempo de las protestas estudiantiles de 2011, contexto de lucha del que surgió una generación de jóvenes comprometidos en democratizar la política, cuestionando el modelo económico y exigiendo un rol más regulador por parte del Estado. Cabe señalar que no es la primera vez que el exdirigente estudiantil es candidato a alcalde por San Miguel. En 2016, Andrés Dibán llegó en tercer lugar con el 19,31% de los votos, es decir, con 4963 votos sanmiguelinos sobre un total de 25704 votos válidos emitidos1.

Por su parte, la candidata Erika Martínez, actual concejala y ex militante del partido comunista, lleva dos elecciones ganadas y está firmemente decidida a convertirse en la primera alcaldesa de la historia de San Miguel, una comuna que cumplió 124 años el 10 de agosto pasado. Para Erika, San Miguel sufre hoy una “depredación inmobiliaria” donde solo parecen importar el valor del metro cuadrado y no la calidad de vida de sus habitantes. En una octavilla publicada en sus redes oficiales por el lanzamiento de su campaña, la candidata señala la mala gestión del actual alcalde Luis Sanhueza Bravo (RN), quien es capaz de solicitar fondos al Ministerio de vivienda y urbanismo (MINVU) para “comprar terrenos caros y poder hacer un parque”, pero es incapaz de resolver problemas concretos como el proyecto municipal de La Montura. Este proyecto de construcción ha sido frenado por varios litigios judiciales desde el año 2016, por conflictos con las familias que habitaban el terreno en cuestión. El pasado lunes 2 de noviembre, la caravana de Convergencia Social también escogió culminar el lanzamiento de campaña de Erika Martínez en la plaza cívica de San Miguel, justo en frente de la municipalidad. Al acto llegó a manifestar su apoyo la diputada Gael Yeomans, quien proclamó: “queremos un municipio transformador, queremos que San Miguel sea un municipio que esté al servicio del bienestar de las y los ciudadanos”. La precandidata a alcaldesa Erika Martinez concluyó el acto declarando: “Aquí nadie va a quedar fuera, nadie puede quedar fuera. La ciudadanía demanda y exige a sus autoridades que estén con ella, que trabajen con ella”.

¿QUÉ HAY DE SAN MIGUEL?

Quizás usted no conozca San Miguel, pero seguramente habrá escuchado en las noticias que el valor de la propiedad se disparó en esa comuna. En efecto, las comunas de Recoleta, San Miguel y Ñuñoa han visto el valor de su suelo duplicarse desde 2008, y la palabra queda chica para San Miguel. Entre 2008 y 2018, el valor del metro cuadrado subió en 171%. Se estima que el valor del m2 en San Miguel varía entre 50UF y 60UF: es decir, entre un millón cuatrocientos mil pesos y un millón setecientos mil pesos (entre US$1700 y US$2230 el m2), un valor que la pone al nivel de comunas como Macul y Quinta Normal, en donde el valor no crece igual de rápido. Este aumento en San Miguel tiene sus razones.

La comuna de San Miguel opera como un carrefour bastante próspero entre el sur de la capital y Santiago centro y oriente. La comuna, tradicionalmente de clase media desde los noventa, se luce por ser bastante funcional. Sus servicios, centros comerciales, áreas verdes, accesibilidad en transportes y, punto importante, la seguridad que proporciona esta comuna, la vuelven muy atractiva para las familias más jóvenes. En ese sentido, los medios de comunicación le han hecho mucha publicidad a esta comuna desde hace una década, resaltando su conectividad, sus alquileres más económicos que en Providencia y Ñuñoa, y todos esos valores y servicios que una comuna “familiar” debe encarnar y proporcionarle a sus habitantes.

Sin embargo, no todo es como lo pintan las inmobiliarias. La comuna parece enfrentar bastantes problemas funcionales. Solo por tomar un ejemplo, veamos el tema de la seguridad. En una carta publicada por el sitio de la municipalidad el 8 de abril del 2020, el alcalde Luis Sanhueza reconocía que, en “San Miguel nos hemos visto afectados por no contar con la dotación de personal policial suficiente, reflejándose en el aumento exponencial de los delitos violentos, con la participación de a lo menos 8 a 10 bandas armadas que operarían en el sector poniente de la comuna”. El alcalde agrega que“se evidencia, además, que la instalación de la barrera sanitaria producto de la cuarentena en la frontera norte de la comuna, ha contribuido al desplazamiento de la delincuencia a nuestra comuna en especial de Gran Avenida hacia el poniente”. Por último, Luis Sanhueza acusó abandono por parte del Gobierno en materia de seguridad y propuso cuatro puntos de acción, dentro de los cuales destaca uno en especial, en el que pide más atribuciones civiles al Ejército chileno en materia de seguridad, justificado por el marco [legal] que otorga el estado de excepción.

La seguridad no es el único problema de San Miguel, también está la codicia de las inmobiliarias. En octubre pasado denunciaron que una inmobiliaria planea construir 23 edificios en el sector de Ciudad del Niño. Además del peligro que este proyecto podría generar en materia de abastecimiento y flujo de agua potable, resulta ser un proyecto totalmente a las antípodas de lo que muchas juntas vecinales demandan: que la comuna se vuelva un pulmón verde para Santiago. Al parecer, el alcalde Luis Sanhueza está haciendo las gestiones necesarias para evitar esta construcción. Pero hay que tener bien claro que es a este tipo de situación que se enfrentará un futuro alcalde o alcaldesa, lo que hace de la planificación urbana la piedra angular de la alcaldía sanmiguelina.

EL GRAN DESAFÍO DE LAS PRIMARIAS

Quizás el gran desafío de estas primarias sea la convocatoria. Si la convocatoria es alta este 29 de noviembre, entonces solo habrá ganadores y se habrá demostrado que, a pesar del hastío general que hay por la “clase política”, es posible devolverle la confianza a la ciudadanía gracias a líderes jóvenes, carismáticos, con programas electorales con visión social, es decir más modernos e inclusivos. Sin embargo, si en San Miguel estas primarias no logran convocar suficientes electores, entonces nada podrá garantizar un entusiasmo por las municipales de abril, donde puede ser que la atención la concentren los candidatos a gobernadores y a constituyentes. Tomando en cuenta que las primarias aún no están afianzadas en la cultura política chilena, ambos precandidatos deberían aspirar a reunir al menos 10% del electorado que votó Apruebo en el plebiscito. Saquemos cuentas: en San Miguel votaron un total de 56377 vecinos en el plebiscito, lo que representa más del doble de los votos válidos emitidos en las municipales de 2016. Como el Apruebo ganó por 81,35%, eso corresponde a 45864 votos válidos emitidos a favor de una Nueva Constitución. Por lo tanto, según lo expuesto más arriba, ambos candidatos tienen el desafió de lograr, durante este mes de noviembre, el despertar suficiente interés y entusiasmo por las primarias para que la convocatoria no baje del 10% del electorado que votó apruebo (4600 votantes). Si logran eso, esta primaria podría ser considerada como un gran paso hacia la victoria en las municipales de abril. Para lograr ese desafío, ambos candidatos deberán presentar un programa coherente que combine tanto el corto y mediano plazo como lo ecológico, lo urbano y lo social.

[TE PODRIA INTERESAR] Diputada del FA denuncio balacera contra manifestantes del Apruebo en San Miguel


COMPARTIR NOTICIA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *