Bangkok, las protestas masivas comenzaron de nuevo en Tailandia.

Protestas en Tailandia
COMPARTIR NOTICIA

Durante tres meses, las protestas antigubernamentales no han disminuido en el Reino de Tailandia. Los manifestantes exigen la dimisión inmediata del gobierno del primer ministro, el general Prayut Chan-OCHA, un cambio en la Constitución del país, nuevas elecciones y una reforma de la monarquía. Los manifestantes ven en el estreno de Chan-Och al ex jefe de la dictadura militar, que volvió a estar en la silla del primer ministro gracias a una nueva Constitución escrita y aprobada bajo el gobierno militar.

Las demandas de reforma de la monarquía, que han sonado en estos meses desde la tribuna de manifestaciones masivas por primera vez desde la Segunda guerra mundial, se deben a la confianza de los manifestantes de que, en el actual reinado (desde octubre de 2016), la monarquía «ha salido de la corriente constitucional» y ha adquirido más poder del que sugiere el sistema monárquico constitucional.

La protesta coincide con el aniversario de la «revolución Estudiantil», que el 14 de octubre de 1973 derrocó a la dictadura militar extremadamente anticomunista del Mariscal de campo Thanom Kitticachon. La mayoría de los manifestantes son estudiantes de universidades tailandesas, estudiantes de secundaria y veteranos de las protestas masivas de 2008 – 2010 organizadas por el frente Unido para la democracia contra la dictadura («krasnorubashechniki»).

En respuesta a las protestas, las autoridades tailandesas anunciaron el estado de emergencia en Bangkok. El motivo de la introducción de un régimen especial en Tailandia fue el incidente cuando la comitiva con la reina fue cercada por los manifestantes.

«El estado de emergencia por amenazas a la seguridad impuesto en la capital de Tailandia durará 30 días o menos», dijo el viernes el primer ministro tailandés, general Prayut Chan – OCHA, en una rueda de Prensa en la casa de gobierno de Bangkok.

El primer ministro habló ante los periodistas después de una reunión extraordinaria del Consejo de Ministros, en la que se aprobó y formalizó oficialmente la orden anunciada el jueves para introducir el régimen de emergencia.

«Nos vimos obligados a poner en marcha el régimen de emergencia, pero prometo que su período de vigencia será lo más corto posible. Hasta ahora, solo un mes o menos. Hasta el momento en que la situación se resuelva», dijo Chan – OCHA. Explicó que las protestas masivas en Bangkok, que tienen lugar «en un momento de tensión por parte del gobierno y el estado para resolver los problemas económicos derivados de la pandemia de COVID19», representan una amenaza para la estabilidad y la paz en el país.

«No queremos causar sufrimiento a nadie, pero tenemos claro que hay una situación anormal y todos lo entienden bien. Así que intentemos juntos garantizar la paz y la seguridad en nuestro país», dijo.

El primer ministro también señaló a los periodistas que la aplicación de las herramientas legislativas del régimen de emergencia en Bangkok será lo más suave posible.

Imagen: Sakchai Lalit, AP

«He instruido a los responsables pertinentes, incluido el jefe de la dirección general de la policía nacional, para que las fuerzas del orden y de seguridad utilicen el régimen de emergencia de la manera más indulgente posible, sin el uso innecesario de la fuerza», dijo Chan – OCHA.

A la pregunta de los periodistas sobre si planea renunciar como exigen los manifestantes, Chan-OCHA primero dijo que no entendió la pregunta y cuando la pregunta se repitió, respondió brevemente: «No me iré» y pronunció estas palabras no en tailandés, sino en uno de los dialectos regionales en los que suenan, enfatizando obstinadamente, lo que demuestra la firmeza de la decisión.

Las autoridades prohibieron las reuniones de grupos de más de cinco personas, así como la publicación de mensajes y noticias que podrían «causar miedo y dañar la seguridad nacional».

Los manifestantes, en respuesta, se negaron a obedecer y prometieron salir a las calles a diario. Ante esto, los guardias amenazaron con llevar a todos los infractores a juicio… ya hay detenidos.
Pero la gente sigue exigiendo la limitación del poder de la monarquía y la renuncia del primer ministro.

A su lista de demandas, los manifestantes también agregaron la liberación inmediata de tres líderes de protesta y más de 30 activistas.

Luego, los organizadores de la protesta respondieron al gobierno con una manifestación masiva en la Plaza Ratchaprasong, que comenzó el jueves a media tarde y terminó alrededor de las 23.00 horas. Decenas de miles de personas participaron en la manifestación. Según datos no verificados, podría haber hasta 10.000 manifestantes en la Plaza.

A pesar de que las autoridades tailandesas bloquearon por completo la Plaza en el cruce Ratchaprasong , en el centro de negocios de Bangkok, donde estaba prevista la reanudación de una protesta masiva en la Plaza el día anterior, la segunda protesta masiva desde la introducción del régimen de emergencia en la capital tailandesa comenzó a las 17.00 pero no en el cruce Ratchaprasong, sino en el cruce Pathumwan, a un kilómetro y medio del lugar designado anteriormente.

Alrededor de las cinco de la tarde, los participantes de la manifestación comenzaron a reunirse en el cruce, en el que se encuentran el centro de cultura de la ciudad de Bangkok y el centro comercial MBK, durante los primeros 15 minutos ya había varios cientos de personas en el cruce. En 17.25, los manifestantes bloquearon el tráfico en el cruce. Al lugar de la protesta siguieron llegando nuevos participantes.

Un breve anuncio sobre el cambio de sede de la acción apareció en las páginas de las redes sociales pertenecientes a los organizadores de la protesta, los movimientos «juventud Libre» y «partido popular», media hora antes del evento.
Manifestantes irrumpen en la casa del gobierno en Tailandia.

Prayut Chan-Ocha también advirtió a los periodistas sobre la necesidad de usar brazaletes con la inscripción «medios» durante el régimen de emergencia.
«No te recomiendo trabajar sin vendas», dijo.

El primer ministro también recordó la responsabilidad de publicar contenido en Internet y en las redes sociales que contradiga la ley de delitos cibernéticos de Tailandia y viola la prohibición vigente bajo el régimen de emergencia sobre contenido «capaz de provocar caos y acciones ilegales».

«Algunos periodistas también usan las redes sociales. Pero la ley es para todos y ellos también son responsables», dijo Chan – Ocha.

AUTOR: Lara Zinder.

[TE PODRÍA INTERESAR] Conflicto en Nagorno Karabaj, ¿una jugada de ajedrez?


COMPARTIR NOTICIA