La prohibición del aborto ha dividido a Polonia.

Aborto Polonia
COMPARTIR NOTICIA

¿Cómo terminarán las protestas?

A fines de octubre, el Tribunal constitucional Polaco decidió prohibir casi por completo el aborto. La ley aún no ha entrado en vigor, pero la situación se ha calentado. Miles de mujeres salieron a las calles con consignas: «¿no hay útero? ¡No hay opinión!»»

Polonia es el país con algunas de las regulaciones más estrictas sobre el aborto en Europa. Aquí es posible interrumpir el embarazo solo en tres casos:

  • El embarazo se debe a un delito de violación o incesto,
  • El embarazo pone en peligro la vida y la salud de la madre
  • Los exámenes médicos revelan que el feto tiene un defecto grave e irreversible o una enfermedad incurable que amenaza su vida.

La tercera condición causó aproximadamente el 98% de los abortos. Los médicos en las clínicas sin esperar la entrada en vigor de la ley, hoy se niegan a realizar abortos, pero amparándose en el coronavirus, la ocupación de los hospitales, etc.

«Nos van a destruir», dicen tristes los médicos. Ellos son «defensores de la vida», como se llaman a sí mismos. Es un grupo de numerosos actvistas que abogan por la prohibición total del aborto en Polonia. Organizan largas horas de oración en las clínicas donde se realizan abortos. Los Médicos prefieren mantener la neutralidad al negarse a abortar, y las mujeres salieron a las calles para luchar por sus derechos a decidir sobre la preservación del embarazo

Los «defensores de la vida» consideran que la decisión del Tribunal constitucional sobre el aborto es una victoria bien merecida y no van a detenerse allí. La semana pasada, una de las líderes de este movimiento, Kaya Godek, presentó ante el Sejm 200 mil firmas polacas para la ley «Stop LGBT», que prohíbe la promoción de vínculos entre personas del mismo sexo con minorías sexuales y orgullo Gay.

A pesar del hecho de que en Polonia existe una prohibición de eventos masivos en relación con la epidemia de coronavirus, numerosas manifestaciones se realizaron en las calles del país, en Varsovia, más de cien mil mujeres. Pero pronto las acciones se convirtieron en manifestaciones contra las autoridades y comenzó una crisis sociopolítica en el país.

«La decisión del Tribunal fue una chispa. El «explosivo» se colocó incluso antes. Desde el otoño del año pasado, varios problemas aumentaron, las reformas se estancaron, los precios aumentaron, las esperanzas de varios grupos sociales no se materializaron, las disputas con la UE… la Sensación del final del carnaval fue omnipresente. Y luego vino una pandemia que mostró ineficiencia de poder», dice el sociólogo Jacek Ratsiborsky


Uno de los principales lemas de los manifestantes fue «Wypierdalac», un llamado obsceno dirigido a las autoridades.

Un destinatario de la ira de los manifestantes es la Iglesia Católica extremadamente influyente en Polonia. Su clero apoyó la decisión de la corte de prohibir el aborto, por lo que a menudo los activistas realizaban acciones cerca de las residencias de los obispos, y en algunas ciudades incluso protestaban dentro de las iglesias.

«La iglesia se adentra en todas las áreas de nuestras vidas. En mis hijos se abre un libro de texto sobre cualquier tema, y ahí está el Papa Juan Pablo II. El gobierno no ha hecho nada para evitar una segunda ola de coronavirus. Y en esta situación, ¿que están haciendo haciendo? Indicar lo que una mujer tiene que hacer con su cuerpo!», escribió en su Twitter la madre de una estudiante de una pequeña localidad provincial.

Las autoridades polacas claramente no estaban listas para tales protestas a gran escala. El primer ministro Mateusz Morawiecki ordenó personalmente posponer la publicación de la decisión del Tribunal constitucional por temor a una explosión pública.

Pero tampoco hay consenso sobre cómo salir de la crisis actual.

Una encuesta social realizada a fines de octubre mostró que el 69% de los polacos cree que el país debería aprobar un referéndum sobre las condiciones para permitir el aborto, pero esta opción aún no está en la mesa de negociaciones.

Los activistas temen que la consecuencia de la decisión del Tribunal Constitucional sea el apogeo de la «clandestinidad abortiva»en Polonia.

[TE PODRÍA INTERESAR] Naciones desconectadas ¿por que la ONU no funciona?


COMPARTIR NOTICIA