El histórico Paro Nacional del 2 y 3 de Julio de 1986

COMPARTIR NOTICIA

En plena Dictadura Militar las organizazciones sociales daban férrea lucha al gobierno totalitario, el 2 y 3 de Julio de 1983 se dio paso a la Jornada de Protesta Nacional (JPN) .


Las jornadas de protestas nacionales fueron una herramienta determinante que utilizaron las organizaciones sociales para combatir al Gobierno Militar de Augusto Pinochet exigiendo de este modo el fin de la dictadura y el llamado a la instauración de un Gobierno democrático.

La manifestaciones integraban movilizaciones ciudadanas a lo largo de todo Chile, que incluía paralización del comercio y las industrias, agitación y propaganda en el centro de las ciudades y por supuesto el enfrentamiento directo a la fuerza represiva.

El 2 y 3 de Julio de 1986 la Asamblea de la Civilidad convocó a la décimo quinta JPN (Jornada de Protesta Nacional) que pretendía ser el inicio de acciones de protesta que durarían intermitentemente hasta Octubre de ese año.

Las Protestas tuvieron diferentes cursos de acción, y la Asamblea de la Civilidad llama a la «Desobediencia Civil» en un instructivo el que fue profusamente compartido radicalizando la postura.

Imagen: BN

Esto sumado al gran éxito y convocatoria generada en la JPN a nivel nacional junto con la paulatina reestructuración de las organizaciones sociales hizo que la fuerza represora tomara acciones de represión y amedrentamiento brutales como fue el rociar con combustible quemar vivos a Carmen Gloria Quintana y Rodrigo Rojas Denegri.

La resistencia frontal a la dictadura demostró la capacidad del movimiento popular.

La reacción popular, su ímpetu, convocatoria y determinación son dignos de elogiar, tanto a nivel individual como colectivo y deja como precedente a las futuras generaciones la legitimidad de la Insurrección Popular ante una Tiranía impuesta a sangre y fuego.


COMPARTIR NOTICIA