¿Por qué en las tres comunas de la elite económica ganó el Rechazo?

Elite vota rechazo
COMPARTIR NOTICIA

¿Por qué las tres comunas donde vive la elite económica ganó el Rechazo a la Nueva Constitución?

El pasado 25 de octubre la opción apruebo una nueva constitución se impuso abrumadoramente frente a la opción rechazo logrando un 79.27 por ciento frente al 21.73 de la segunda. Lo paradójico de esta situación es que tan solo en 5 comunas del país se impuso la última opción siendo tres de ellas comuna vecinas inmersas en la ciudad de Santiago.

Según informa un artículo en La Tercera, el mapa que muestra este artículo deja claramente graficado la homogeneidad en las comunas donde ganó el Rechazo. Data science Unholster, empresa dedicada al análisis de datos electorales, cruzó el padrón electoral y los resultados por mesa del Servel en el plebiscito para identificar tendencias de porcentaje de votaciones a nivel de manzana censal en la Región Metropolitana, es decir, el detalle más pequeño a nivel territorial que se usa para estudios.

En Vitacura, el 65 y el 71,3 por ciento de votos a favor del Rechazo. En Las Condes, el rechazo si bien es cierto ganó obtuvo menos votos entre 52,1% y 59,5%. El área donde la disputa fue más estrecha quedó definido en el rectángulo entre las calles Colón por el norte, Nueva Bilbao por el sur, Padre Hurtado por el poniente y Vital Apoquindo por el oriente. Donde los porcentajes a favor del rechazo quedaron definidos entre el 44 y el 52 por ciento.

Según Cristóbal Huneeus, director de Data Science de Unholster. “El tema baja en Providencia y La Reina. Y dado cómo se construyen las mesas, se notan diferencias interesantes en una misma zona. Pareciera ser que la avenida Kennedy divide a dos mundos. Y, a simple vista, parece que mientras más me acerco del barrio alto a la Plaza Baquedano, baja más el Rechazo”, agregó.

Si el lugar donde uno vive -señala María Luisa Méndez a el medio La Tercera- define la clase social, también lo hace con las tendencias políticas. Históricamente las familias de élite que residen en las comunas del sector oriente, desde siempre, y luego con la dictadura militar aún más, han tenido mayor afinidad con la derecha y las ideas conservadoras. Sobre todo en las comunas como Vitacura, donde Méndez explica que aún no han llegado muchas personas de clase media. Ahí lo que ha pasado, más bien, es que los barrios se han ido conformando por familias que nacieron, se criaron y se quedaron viviendo allá. En cambio, en otras comunas de la Región Metropolitana, donde sí ha existido llegada de sectores medios, las tendencias políticas tienden a ser más progresistas de las que había antes, de acuerdo a sus investigaciones. Ver el triunfo del Apruebo -por más estrecho que fuera- en Peñalolén, Providencia, La Reina y Ñuñoa fue una manera de confirmar esa fragmentación de visiones, entre la élite históricamente de derecha y los nuevos residentes.

Méndez ve difícil que la elite pueda pensar que Chile necesita una nueva Constitución, debido a que ellos viven una realidad privilegiada y homogénea desconectada del resto del país “La experiencia urbana ellos no la tienen, y hay que cohabitar los espacios para entender cómo vive el resto”, explica. Esto se hizo aún más evidente con el traslado paulatino de colegios y lugares de trabajo hacia el oriente, donde cada vez fue más difícil mirar y encontrar al otro. “Con la Costanera Norte la autosegregación se incrementó mucho más: era recorrer esa autopista y llegabas a tu casa. Frente a ese distanciamiento empiezas a reconstruir al resto del mundo a partir de retazos desconectados”, añade.

“Las élites están absolutamente desacopladas de lo que les sucede a los ciudadanos comunes”. Prueba de ello fue la encuesta “Percepciones sobre desigualdad en la élite chilena”, publicada por Unholster, el Círculo de Directores y la Universidad de los Andes, donde se les pregunta a 239 líderes de opinión cómo creen que es Chile. Según los encuestados, solo el 25% de los chilenos vive con menos de $ 160.000 per cápita, cuando la realidad es que el 77% tiene esos ingresos. O cuando estiman que el 39% de la clase media y el 18% de la clase baja están en los planes de isapres, lo cierto es que solo es el 8% y el 0%, respectivamente. “Nos miramos distinto y eso requiere una pausa. No es una mirada que justifique recriminación ni apunta con el dedo, sino que requiere que nos empecemos a mirar más entre nosotros”, señaló el gerente general de Unholster, Antonio Díaz-Araujo.

Resistencia al Cambio

Según señala Cristóbal Rovira, director del Instituto de Ciencias Sociales de la UDP, “Esa élite se siente muy conforme con el modelo institucional existente: no tiene problemas con un sistema de AFP o de isapre, ni con una educación privatizada, porque para ellos les funciona muy bien. Entonces, si piensan en su propio interés, no hay ningún motivo por el cual hay que modificar el modelo”.

Claudio Alvarado, director del Instituto de Estudios de la Sociedad (IES): “El chileno acomodado usualmente no se imagina lo que es tener una vida precaria en las grandes ciudades. Allí no hay necesariamente mala fe ni mala voluntad, pero sí un problema político de primer orden. Es la hora del reformismo decidido y a gran escala”.

La socióloga Emmanuelle Barozet notó otro antecedente en sus entrevistas: muchos empresarios de ese sector se sienten parte del logro de ese desarrollo del país en los últimos años y, agrega ella, “existe esa sensación real de haber contribuido a un modelo excepcional en América Latina, que ahora se podría destruir”. De alguna manera, para un grupo votar Rechazo era un reconocimiento a lo que ven como su propio legado.

“Hay muchos traumas que aún dan vuelta, como la reforma agraria, el tiempo de la UP y una construcción más irracional al tema de Venezuela. Pero también está la sensación de estar atrincherados, particularmente cuando las manifestaciones empezaron a subir desde la Plaza Italia hacia arriba”.

FUENTES: La Tercera, Unholster.

[TE PODRÍA INTERESAR] Medios argentinos reaccionan a propaganda del Rechazo que los pone como «mal ejemplo»


COMPARTIR NOTICIA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *