Uruguay un ejemplo en manejo de la pandemia de Covid-19

COMPARTIR NOTICIA

DATOS DE MSP al 27 de julio de 2020:

Desde que se declaró la emergencia sanitaria el 13 de marzo se han registrado 1202 casos positivos confirmados de coronavirus COVID-19 en Uruguay, 951 ya se recuperaron y 216 están cursando la enfermedad.

Informe epidemiológico declara que se procesaron 1955 análisis y se detectaron 13 casos positivos nuevos de Coronavirus COVID-19: 9 de Montevideo, 1 de Canelones, 1 de Cerro Largo, 1 de Rocha y 1 de Salto. De los 13 casos nuevos, 9 corresponden a brotes originados en centros de salud. En todos los casos ya están identificados los contactos y se mantiene un estricto seguimiento epidemiológico.

Hasta el momento son 35 las defunciones por COVID-19 en Uruguay.

De loa 216 casos activos, es decir personas que están cursando la enfermedad, 5 de ellas se encuentran en cuidados intensivos y ninguna en cuidados intermedios.

Del total de casos positivos confirmados, 220 corresponden a personal de la salud. 152 de ellos ya se recuperaron, 67 están cursando la enfermedad y 1 falleció.

Los departamentos con casos activos al día de ayer son12:  Artigas, Canelones, 

Cerro Largo, Colonia, Maldonado, Montevideo, Paysandú, Rivera, Rocha, Salto, San José y Treinta y Tres.

Datos generales

Uruguay es un país pequeño, con una gran concentración de población en su capital, Montevideo, de aproximadamente el 50% del total del territorio.

Por lo tanto, el resto que es apenas unos 1.800.000 aproximadamente, están distribuidos en los demás departamentos, como se les llama a las distintas provincias que son 19 contando Montevideo. La densidad poblacional es de apenas 20 habitantes por kilómetros cuadrados recordando que tenemos 176.215 km2.

Esta es una de las posibles razones por las cuales los contagios son escasos si comparamos con otros países de América Latina o el mundo.

En principio se tomaron medidas tempranas, y hubo un buen porcentaje de acatamiento de la población a estas medidas, destacando el distanciamiento social. Gran parte de la población uruguaya, principalmente aquellas personas que pertenecen a los grupos de mayor riesgo de desarrollar la enfermedad, se quedaron en sus casas. Además, las personas que no podían por algún motivo permanecer en sus hogares, reforzaron las medidas de higiene (lavado de manos, desinfección del hogar, desinfección del local de trabajo, etc) y mantuvieron la distancia física recomendada, además de que en general la mayoría comenzó a usar, y usa hasta hoy, el tapabocas, no solo en la calle, sino en los locales de servicio, feria, medios de transporte, etc. Se suma a estos factores, el hecho de que las escuelas cerraron sus puertas, la gran mayoría de los bares y restaurantes cerraron al público, se suspendieron todas aquellas actividades que llevan a la aglomeración de grandes cantidades de personas (conciertos, iglesias, cines, congresos, etc).

Uruguay Covid

La anterior gestión de gobierno (tomemos en cuenta que el actual comenzó el 1 de marzo) con sus políticas sociales y sanitarias, dejaron un sistema de salud y educación fortalecidos.

A partir de 2005 se empieza a desarrollar e instalar el denominado Plan Ceibal, que cuenta por un lado, con la instalación de red de internet en todas las escuelas del país (en desarrollo continuo) , por otro una plataforma educativa de acceso a maestros, docentes y alumnos, tanto escolares como liceales a los cuales se les entrega un dispositivo de aprendizaje de acuerdo a su edad (laptop, tablet, ceibalita). En grandes rasgos, este trabajo consistente hizo posible que los estudiantes contaran desde el primer día del cese de asistencia a los centros educativos con tareas, comunicación con los maestros por videoconferencia, etc. y además que estuvieran acostumbrados a su uso y manejo.

En cuanto a salud, el FA desarrolló un sistema de salud fuerte, con avances en el sistema público-privado de fondos mixtos que permitió que el núcleo familiar accediera a una llamada sociedad médica (son seguros privados co-financiados) en que el trabajador a través de un porcentaje bastante pequeño de sus aportes logra que todos tengan cobertura. Anteriormente se debía pagar aparte una cuota mensual por cada integrante del núcleo familiar o si no podía pagarlo llevarlos al hospital público. Esto hizo que se descongestionara la asistencia pública, quedando entonces con mayor presupuesto para recomponer los hospitales, tanto edilicia como materialmente; se han transformado en verdaderos centros de atención con medicamentos para todos, sábanas, reestructura de las grandes salas comunitarias en emplazamientos cada 4 pacientes más o menos con baños independientes, dependiendo del centro de salud. También el pueblo está más controlado ya que se descentralizó y cada barrio tiene sus policlínicas municipales con médicos, sicólogos, ginecólogos, logrando mayor atención y menor traslado de la población.

Es imprescindible reconocer que sin éstos niveles organizativos las fallas del sistema serían notorias.

Habría mucho más para agregar, pero a modo ilustrativo, explica parcialmente algunos posibles puntos de apoyo sobre porqué el Covid-19 se ha comportado en el país.

Otro punto a considerar es el acceso al agua potable con que la mayoría de la población cuenta en todo el país y es importante en este momento.

 

Hubo quiénes afirmaron que la presencia de CO2 en el agua potable podría tener incidencia en los resultados contra el avance del virus, pero los científicos no lo han confirmado ni creen en esa posibilidad. También se dijo que la vacuna BCG (obligatoria en Uruguay) tenía incidencia, no hay confirmación , ya que si bien la cepa utilizada acá es diferente a la que se utiliza para la vacuna en Brasil o Rusia, por ejemplo, los expertos no concluyen que pueda ser motivo determinante ante el comportamiento del Covid-19.

 

Trabajos desde instituciones con el Ministerio de Salud Pública (MSP), entre ellas Instituto  de Investigaciones Biológicas Clemente Estable, Universidad de la República, el Instituto Pasteur de Montevideo e Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria, aportando en coordinar acciones para la preparación de instalaciones, insumos y personal idóneo especializado. También desarrollo de test rápidos de bajo costo.

 

Se conformó una red de instituciones académicas que se focalizan en secuenciar las variantes del genoma del SARS-Cov-2 que circulan en el país. Con aportes de todas las instituciones mencionadas anteriormente, se suman esfuerzos humanos especializados, recursos económicos y una plataforma de secuenciación masiva con equipamiento de última generación (ión S5) capaz de lograr grandes números de secuencias de genomas virales con alta resolución y en poco tiempo.

Se ha creado además, un canal de comunicación con el Inst. Clemente Estable de información y divulgación que se actualiza permanentemente, aportando información segura y confiable revisada por investigadores y un canal de Youtube especial COVID-19.

 

[Te puede interesar]: Contraste Abismal… El sistema Previsional uruguayo vigente hoy y su financiamiento

 

Aporte de UDELAR (Universidad de la República)

Investigadores de las facultades de Química, Ciencias y Medicina de la Universidad de la República (Udelar), en conjunto con investigadores del Institut Pasteur de Montevideo, desarrollaron y validaron un test serológico nacional gracias al apoyo de Agencia Nacional de Investigación e Innovación (ANII). En el proyecto también participa la empresa ATGen que producirá los kits para poner a disposición del Ministerio de Salud Pública. Se presentó hoy públicamente.

¿Para qué sirven los test serológicos?
Los test serológicos permiten detectar si en la sangre de los pacientes hay anticuerpos contra el virus SARS-CoV-2, lo que indica una infección viral pasada. La serología es clave para determinar la extensión de la epidemia en una población o grupo particular, por ejemplo en los trabajadores de salud, instituciones de enseñanza, etc.

Los test de anticuerpos complementan el diagnóstico molecular ayudando a identificar individuos que transitaron la enfermedad sin síntomas, o que por alguna razón no fueron diagnosticados mediante un test RT-PCR.
También será de ayuda para comprender el desarrollo de los brotes y permitir el trazado de contactos asintomáticos. En el caso de desarrollo de terapias pasivas en pacientes con COVID-19 en estado crítico, esta técnica permitirá seleccionar donantes de plasma a partir de la medición de anticuerpos. Estos test podrían también ser de utilidad para monitorear la respuesta de anticuerpos en los individuos vacunados, una vez que la vacuna esté disponible.

A pesar de todos esfuerzos, hay problemas, por ejemplo con el transporte público que es caro, deficitario, más aún en Montevideo por la densidad de población por lo que el público se queja de la falta de frecuencias y los viajes con mas pasajeros de los deseados. Falta además control sanitario para viajar con el barbijo, entre otros.

Es necesario comprender que en Uruguay el mayor esfuerzo lo ha realizado la gente, cuidándose entre sí, con ollas populares en aquellos lugares dónde el trabajo mermó o desapareció, sobre todo en el área informal de actividades, así que sindicatos, vecinos acercan comida y meriendas.

Hay en la sociedad un gran espíritu solidario que va más allá de las medidas del gobierno, y eso se nota en la disposición por ejemplo de los médicos, empelados de la salud, maestros, por dar lo mejor de sí mismos para ayudar al otro.

Las medidas económicas que se han aplicado benefician a la clase alta de la sociedad, con un dólar en alza desde marzo de más de 10%, suba de tarifas, sugerencia de control de precios que jamás se controló, son parte de los aspectos negativos con que empezó la nueva gestión, neoliberal, hasta el punto de decidir que los uruguayos somos maduros como para cuidarnos solos.

La ayuda a los más humildes fue una canasta de $ 1200 (unos 29 dólares) por única vez. A los artistas la ayuda será de $ 6.800 pero todavía nadie la cobró.

Para terminar, se abrieron las escuelas y liceos a fines de junio, pero únicamente por 15 días y se dio paso a las vacaciones de invierno. Eso ha servido para frenar la escalada de casos en momento de multiplicación de casos.

Al mismo tiempo se abrieron bares, restaurantes, centros comerciales, canchas de entrenamiento, pero no clubes sociales, ni teatros, ni cines o discotecas.

Veamos cómo evoluciona la situación para todos los países de América Latina que está sufriendo y mucho.

AUTOR: Lourdes Umpierrez


COMPARTIR NOTICIA